Gaza, hacia el abismo: el último lugar de la tierra ya es inhabitable

Jerusalén

 

Son las 10 de la mañana, Walid llega a su casa de Khan Younis, en el sur de la Franja de Gaza. Ha sido una noche muy larga. Los constantes bombardeos israelíes no les dejan dormir. Junto a sus vecinos, ha pasado la noche pendiente del televisor. Entre los nombre de las víctimas, siempre escuchan el de algún conocido, un vecino, un amigo, incluso el de algún familiar. “Pasamos mucho miedo, hoy han atacado casas cerca del pueblo…”, cuenta. Dice que todas las ventanas de su casa ya no tienen cristales. “Cada vez que oímos el estruendo nos echamos a temblar”.


Este joven palestino de 24 años nunca ha salido de los 360 km2 que componen la Franja. “He perdido mi infancia y ahora estoy perdiendo mi juventud”, dice aguantando el llanto, “no tengo ningún buen recuerdo de mi vida”. Walid comenzó a estudiar ingeniería en la Universidad de Gaza hace unos años pero la falta de dinero le impidió matricularse en el último semestre. Ahora hace algunos trabajos como taxista, pero la reciente ofensiva militar ha detenido los viajes. Dice que ya nadie quiere hacer el trayecto hacia el norte por miedo a que caigan misiles en el camino. “Tengo miedo a perder mi futuro, en Gaza no tenemos futuro”, espeta.


Una década de violencia


Desde el año 2004, Gaza se enfrenta a continuas operaciones militares dentro de su territorio. La población gazatí se ha acostumbrado a vivir en un estado de angustia. La última semana, la aviación israelí ha bombardeado más de 1100 objetivos y al menos 170 palestinos han muerto. Además, miles de ellos han tenido que abandonar sus casas ante la amenaza de un ataque inminente. El estruendo de las bombas, la pérdida de familiares y el temor a nuevos ataques han causado graves efectos psicológicos en la población, sobre todo en los niños.


Manu Pineda visita con frecuencia la ciudad de Gaza para prestar su ayuda como escudo humano. Los últimos días, acompañado por otros activistas internacionales, ha acudido a proteger el hospital de Wafa, un geriátrico de rehabilitación. “El ejército israelí avisó a la dirección del centro de que iban a bombardearlo. Entonces nosotros acudimos a protegerlo. Avisamos a Israel de hay ciudadanos internacionales dentro… Entre todos hacemos turnos, yo hoy iré a las 7 de la tarde”. Según cuenta Manu, dentro hay 14 pacientes que no pueden ser trasladados a otros centros por la situación de emergencia que se vive esta semana. Pero el hospital ya ha recibido varios impactos en los últimos días. “Hay pacientes en los pasillos porque muchas de las habitaciones estás destrozadas”, cuenta Manu.


Un lugar “inhabitable”


Hace dos años, UNRWA (La Agencia de Naciones Unidas para Refugiados Palestinos) concluyó que “Gaza no será un lugar habitable en el año 2020”. La concentración de su población (Gaza es el lugar con mayor densidad de población en el mundo) y su carencia de recursos e infraestructuras llevan a la población de la Franja hacia el abismo. Además, Gaza tiene uno de los índices de natalidad más altos del mundo. Cerca del 51% de sus habitantes tiene menos de 18 años. Esto provocará que, en apenas 6 años, la Franja pase de 1,8 a 2,13 millones de habitantes.


“Gaza no es sostenible”, explica David Andrés Viñas, asesor en incidencia política y programas de Oxfam en Gaza. El origen de la catástrofe de Gaza es el bloqueo impuesto por Israel en el año 2007, que impide el paso de material de construcción, bienes comerciales y el flujo libre de personas. “Gaza no puede generar sus propios recursos”, comenta David, “por lo que está obligada a estar conectado al resto del mundo. Israel, mediante el bloqueo, desconecta a Gaza del mundo y genera una crisis humanitaria artificial”, explica David.


El agua parece ser la primera causa de la inviabilidad de la Franja. Toda su población depende de un único acuífero altamente contaminado. Según UNRWA, el 90% de ese agua no es apta para el consumo ni para su tratamiento. ¿Por qué? “Por su sobreexplotación, por la contaminación de los fertilizantes que usan los agricultores y por la carencia de un apropiado sistema de aguas residuales”, dice David. “Sólo tienes que darte una ducha en Gaza para entender la gravedad del problema. El agua es demasiado salada y aceitosa. Con el paso del tiempo, te pica la piel y te escuecen los ojos. Obviamente esta agua tampoco es potable”, explica David. UNRWA calcula que en el año 2020 el acuífero será completamente irrecuperable.


Los habitantes de Gaza organizan su día a día en torno a la electricidad. Reciben más de la mitad de su energía eléctrica de Israel, el resto procede de la planta generadora de la Franja y de Egipto, lo que no llega a abastecer toda la demanda de energía. Como consecuencia, la mayoría de los gazatíes se ven obligados a pasar entre 8 y 12 horas al día sin electricidad. “La vida gira en torno a la electricidad”, cuenta David, “hay quien se marcha antes a casa para poder subir en ascensor, poder poner una lavadora o hacer uso de la luz para estudiar con los niños”, dice. “Una de las alternativas sería reparar la planta termoeléctrica que hay en Gaza que, a día de hoy, solo funciona al 50% después de que Israel la bombardeara en el año 2006. Sólo funciona una turbina, si se reparara la planta de Gaza podría doblar la producción de electricidad. También si entrara el combustible adecuado pero, otra vez, depende de Israel”.


Sin recursos sanitarios


El número de hospitales en la Franja no es escaso. Actualmente, hay 1,3 plazas por cada 1000 habitantes. Sin embargo, la crisis se produce por la carencia de medicamentos y de combustible, sin los que el personal sanitario no puede llevar a cabo los tratamientos. “En el hospital de Al Awda tenemos que pagar 75.000 euros al año en combustible para tener electricidad”, dice Jehan Al Aklouk, de la Unión de Sanidad y Comité de Trabajadores de Gaza. “Debido a los cortes eléctricos, ahora sólo podemos atender emergencias”. En situaciones de gran afluencia de heridos, como esta semana, los médicos se ven sin reservas de material sanitario. Además, el bloqueo impide que los heridos puedan ser atendidos en otros países de la región. Según Jehan, solo el domingo se permitió la salida de algunos pacientes por el paso fronterizo de Egipto. UNRWA calcula que, con el aumento de la población, en el año 2020 serán necesarias 800 plazas hospitalarias nuevas para evitar un colapso sanitario.


Tendencia a la radicalización


Sin embargo, los gazatíes prestan una especial atención a la educación. Cada año, los tawjihis, los éxamenes de selectividad, son todo un evento entre los estudiantes. Como consecuencia, Gaza tiene un nivel alto de alfabetización, cerca del 96%. La mayoría de los jóvenes acuden a la Universidad y las tasas de graduados son unas de las más altas de la región. Sin embargo, el mercado de la Franja no está preparado para acogerles y el alto nivel de desempleo, que llegó al 40.8% a principios de este año, provoca un fuerte sentimiento de frustración entre la jóvenes. La gran crisis económica, provocada por el bloqueo, las guerras y la falta de recursos frustra el futuro de Gaza. La dura situación económica y el bloqueo de la emigración impuesto por Israel frustran las expectativas de la población joven de Gaza, de quien debería depender el futuro. Con el riesgo de que se refugien en extremismos como método de resistencia.
 

 

Leer en ElConfidencial.com