Los sirios del Golán israelí, en Majdal Shams, van hasta la frontera con Siria para comunicarse a gritos con sus familiares (Marzo, 2012).