El sudanés Yakov Abobak, encerrado en una prisión egipcia tras huir de los campos de tortura de las mafias de tráfico humano (Junio, 2013).