Amer Ganouf muestra su cicatriz en el costado. Las mafias de tráfico de órganos en Egipto le robaron un riñón (Octubre, 2013).