Sheikh Mohammad muestra la flor seca del opio, en el Sinaí, a la que es adicto desde hace años (Febrero, 2014).